Manuel Máximo Alberti


Manuel Alberti nació en Buenos Aires el 28 de mayo de , sus padres eran Antonio Alberti y Juana Agustina Marín. Estudió teología en la Universidad de Córdoba, obteniendo el doctorado en Teología y Cánones el 16 de julio de 1785. Fue ordenado sacerdote el año siguiente.
Fue teniente cura de la ciudad de Concepción del Uruguay durante unos tres años, y en 1790 se lo nombró cura y vicario interino del partido de la Magdalena. Dirigió la Casa de Ejercicios de Buenos , en donde un eclesiástico «bien puesto, desinteresado, caritativo» por sus superiores.
assdaadsdassadqqqqqqqsa.jpg
Manuel Máximo Alberti
Durante sus primero años como capellán ostentó el cargo de teniente cura en la ciudad argentina de Concepción del Uruguay y en 1790 accedió al cargo de cura y vicario del partido de la Magdalena. Según las fuentes de la época, en la que era Director de la Casa de Ejercicios de Buenos Aires, fue descrito por sus superiores como una persona de profundos sentimientos religiosos y propenso a otorgar caridad desinteresadamente. Pero estas actitudes no sólo fueron valoradas por las altas jerarquías eclesiásticas sino que también gozó de gran popularidad entres las clase más desfavorecidas por su profundo vocación por los pobres.Fue cura párroco de la ciudad uruguaya de Maldonado en la Banda Oriental.

Durante las invasiones inglesas 1806-1807 fue encarcelado por mantener supuestos contactos con los oficiales de las tropas españolas destacadas en Pan de Azúcar. Fue liberado por los ejércitos patriotas tras la derrota inglesa, tras lo cual volvió a sus funciones. Volvió a Buenos Aires en 1808 y se hizo cargo de la Parroquia de San Benito de Palermo, creada recientemente. En 1810 adhirió a los movimientos políticos que desembocaron en la Revolución de Mayo. En este sentido participó en el Cabildo Abierto del 22 de mayo, donde votó por el inmediato cese en sus funciones del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros. Fue elegido vocal de la Primera Junta,
dsasadsadsaddsasadsadsadsadadsdsaqqqqqqq.jpg
Manuel Máximo Alberti como vocal de la Primera Junta
presumiblemente como miembro del partido de su presidente, Cornelio Saavedra. No obstante, apoyó especialmente a Mariano Moreno y sus propuestas reformistas. Debido a su carácter sacerdotal, votó en contra del fusilamiento de Santiago de Liniers — posterior a su captura tras la sofocación de la Contrarrevolución de Córdoba — dispuesto por la Primera Junta. El fusilamiento fue impulsado por el sector morenista, y firmado por todos los componentes de la Junta, excepto el propio Alberti.

Fue también redactor de la Gazeta de Buenos Ayres, periódico fundado en junio de 1810, incluso tras el alejamiento de Moreno de dicha publicación. Desde allí respaldó todas las medidas de la Junta, a excepción del fusilamiento de Liniers, mencionado con anterioridad.En su labor de escritor destacaron sus brillantes artículos sobre la defensa de la libertad y los derechos del hombre.
Fue vocal de la primera junta de gobierno y, a pesar de su condición de clérigo aceptó el plan revolucionario de operación redactado por Mariano Moreno que exigía la pena de muerte para todo aquel que se manifestara en contra de las acciones de la revolución. Alberti votó — como todos los vocales de la Junta — a favor de la incorporación de los diputados del interior, lo cual llevó a la transformación de la Primera Junta en la Junta Grande. En dicha votación se distanció de Moreno, quien se opuso a dicha incorporación. Aun así, aclaró que apoyaba la propuesta sólo por conveniencia política.
Fue el primero de los miembros de la Junta en morir, el 31 de enero de 1811, debido a un síncope cardíaco, por lo cual el Dr. Miguel Mariano de Villegas, como Síndico del Cabildo, propuso a la Junta Grande que cubriese su vacante. Nada se sabe del destino de su cuerpo tras su fallecimiento, salvo que había sido enterrado en el primer edificio que tuvo la iglesia de San Nicolás, que se hallaba en el sitio que actualmente ocupa el Obelisco de Buenos Aires, y que fue destruido en 1936 para construir la avenida 9 de Julio.
En 1822, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires dispuso ponerle su nombre a una calle de la ciudad, mientras que en junio de 1910 se esculpió una estatua en su homenaje en las barrancas de Belgrano. La localidad de Manuel Alberti, de la provincia de Buenos Aires, también está nombrada de dicha manera en su homenaje.


aaaaaaaaaaaaaa.jpg
Debate sobre la Revolución de Mayo
aqqqsasadqqq.jpg
Estatua de Manuel Alberti en la plaza homónima, en Buenos Aires.

















Bibliografía utilizada:

http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Alberti

http://www.todoargentina.net/biografias/Personajes1/manuel_maximino_alberti.php

http://www.laguia2000.com/argentina/manuel-alberti

http://elchenque.com.ar/his/arg/25mayo/malberti.htm