Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano


juan_manuel_belgrano.jpg
Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano


Cada país tiene personajes que han marcado a fuego su historia, próceres que les han otorgado libertad y una nación mucho más digna, por eso, cada comunidad se ve en la necesidad de conmemorar al menos, un día al año, su muerte o celebrar alguno de los hechos históricos que esta persona ha originado. Manuel Belgrano fue uno de los baluartes argentinos, puede ser junto a San martín y al cuestionado Sarmiento, uno de los personajes más relevantes de la historia de esta nación. Belgrano no fue sólo un militar, fue un símbolo de rebeldía, de liberalismo y de independencia
Nacido el Buenos Aires el día 3 de junio de 1770, fue un intelectual, economista, periodista, político y militar de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actual Argentina. Participó de la guerra de la Independencia y se lo reconoce como el creador de la Bandera de Argentina. Fue además secretario del Consulado de Comercio de Buenos Aires y vocal de la Primera Junta de Gobierno. Como diplomático viajó a Europa para negociar el reconocimiento de la independencia por las potencias de ese continente.
La educación fue una de sus principales preocupaciones: para ello elaboró durante su estadía en España un plan de acción con avanzadas ideas sobre la misma.
Belgrano no tenía quizás conocimientos militares muy profundos, pero él era un hombre muy derecho, una persona muy patriota y honrada, un ser ordenado y entusiasta con la disciplina, poseyendo una moral intachable; éste es Manuel Belgrano.





NACIMIENTO

Manuel Belgrano fue el cuarto hijo de un matrimonio que tuvo ocho varones y tres mujeres. El padre, Domingo Belgrano y Peri, había llegado al Plata en 1751. Era genovés. En Buenos Aires prosperó; obtuvo la naturalización; integró el núcleo de comerciantes importantes; se casó en 1757 con doña María Josefa González Casero -de antiguo arraigo en la ciudad-, y dio a su numerosa familia, educación esmerada y vida cómoda. Los hijos correspondieron a la solicitud de los padres: sirvieron al Estado en la milicia, en la administración o el sacerdocio, con dedicación y brillo.


ESTUDIOS
Los estudios de Manuel Belgrano se desarrollaron entre el año 1776 y 1793, cursó sus primeras letras en Buenos Aires, más específicamente en la escuela San Carlos, estudiando filosofía y latín; obtuvo la licenciatura en esta última disciplina el 8 de Junio de 1787 cuando se situaba en España enviado por su padre para que aprenda el arte de comerciante. Sus aprendizajes continuaron allí, en la universidad de Salamanca, en donde se matriculó con el título de abogado en 1793; aunque la abogacía le interesaba, más llamaban su atención las ideas económicas y las noticias de revolución en Francia, noticias que se filtraban a pesar de la rigurosa censura. Se adentró en la vida de la Corte, viajó a lo largo y ancho de la Península, leyó autores predilectos en francés, inglés e italiano, cultivando así su espíritu. En Febrero de 1794 se embarcó hacia el Virreinato, tenía sólo 24 años; entre sus acciones podemos destacar que apoyó la creación de establecimientos de enseñanza (escuelas de náutica y arte), pronunció varios discursos, alentó la educación y tradujo un libro de Economía Política contribuyendo a la fundación del Telégrafo Mercantil. En Europa, Belgrano se vinculó con importantes especialistas en economía y tradujo a los más grandes economistas. En Salamanca fue el primer presidente de la Academia de Práctica Forense y Economía Política. En el viejo mundo asistió al nacimiento de la economía como ciencia y al de las sociedades económicas.

LAS INVASIONES INGLESAS
El 27 de junio de 1806 fue un día de luto para Buenos Aires. Bajo un copioso aguacero desfilaron hacia el Fuerte los 1.500 hombres de Beresford, que abatieron la enseña real, mientras el virrey Sobremonte marchaba, apresurado, hacia Córdoba.
Belgrano había estado en el Fuerte para incorporarse a alguna de las compañías que se organizaron y que nada hicieron, luego, para oponerse al invasor.
Días más tarde los miembros del Consulado prestaron juramento de reconocimiento a la dominación británica. Belgrano se negó a hacerlo, y como fugado, pasó a la Banda Oriental, de donde regresó, ya reconquistada la ciudad, aunque habían sido sus propósitos participar en la lucha popular.





EL CARLOTISMO
Belgrano fue el fundador en el Río de la Plata de la corriente llamada carlotismo. Ante la llegada de noticias de que la antigua metrópoli había sido ocupada por el ejército francés y el rey Fernando VII estaba preso en Francia, esperaba poder suplantarlo, al menos para ese Virreinato, por la infanta Carlota Joaquina, hermana del rey depuesto y residente en esa época en Río de Janeiro. También el marqués de Casa Pizarro, Ramón García de León y Pizarro, pensaba que esto sería positivo para el Virreinato del Río de la Plata, dadas las circuntancias de
220px-Carlota_Joaquina.jpg
La Princesa Joaquina Carlota de Borbón

España frente al poder de José Bonaparte. Su idea era ganar más autonomía, y tal vez la independencia, a través de la figura de la Infanta. Mantuvo nutrida correspondencia con ella y unió a su movimiento a muchos destacados independentistas, como Castelli, Vieytes, Nicolás Rodríguez Peña, Juan José Paso, Miguel Mariano de Villegas e incluso efímeramente a Saavedra.
Pero su teoría chocaba de frente con la realidad: la Infanta era la esposa del regente y príncipe heredero de Portugal, que de esa manera habría extendido sus colonias, absorbiendo el Virreinato del Río de la Plata. Por
otro lado, las ideas políticas de Carlota Joaquina eran absolutistas y jamás habría permitido que bajo su corona se instalara ninguna forma de autonomía. El partido carlotista logró tener bastante influencia, pero nunca llegó a poner en peligro el Virreinato del Río de la Plata; a comienzos de 1810, el proyecto carlotista había fracasado, aunque el partido de Belgrano seguía funcionando como centro de conspiraciones independentistas.
Convenció al nuevo virrey, Cisneros, de editar otro periódico, el Correo de Comercio, y con la excusa de discutir sus ediciones, promovía reuniones en que se planeaban las acciones de su grupo político. Su nombre público era la Sociedad Patriótica, Literaria y Económica.
Apoyó la apertura al comercio internacional del puerto de Buenos Aires, que fue ordenada por el virrey Cisneros, en parte presionado por la famosa Representación de los Hacendados, escrita por Mariano Moreno, pero aparentemente basada en las ideas de Belgrano.
En abril de 1810 renunció a su cargo en el Consulado.


LA PRIMERA JUNTA
A principios de mayo de 1810 fue uno de los principales dirigentes de la insurrección que se transformó en la Revolución de Mayo. En ésta su papel fue central, tanto personalmente como en su papel de jefe del carlotismo. Participó en el cabildo abierto del 22 de mayo y votó por el reemplazo del Virrey por una Junta, que fue la propuesta vencedora. El 25 de mayo fue elegido vocal de la Primera Junta de Gobierno, embrión de un gobierno argentino, junto con otros dos carlotistas: Castelli y Paso.
Continuó dirigiendo y editando el Correo de Comercio, en el cual expresó:
Que no se oiga ya que los ricos devoran a los pobres, y que la justicia es sólo para los ricos.
Belgrano era el miembro de la Junta con más experiencia política, y el más relacionado: la mayor parte de los funcionarios nombrados por el nuevo gobierno lo fueron por consejo suyo. Dirigió por un corto período el ex partido carlotista, pero rápidamente el control del grupo — y en cierta medida del gobierno — pasó a Mariano Moreno.


(Ver minuto 6:49 --> Primera Junta)


REVOLUCIÓN PARAGUAYA

Misiones al Paraguay
Después del movimiento del 5 y el 6 de abril de 1811, y como consecuencia de la derrota de Tacuarí, Belgrano fue sometido a proceso por sus enemigos de Buenos Aires. El resultado del mismo fue ampliamente favorable a Belgrano, que salió con su honor intacto y el público reconocimiento por sus esfuerzos; su coraje en el combate, su justicia en la conducción y su habilidad, casi increíble, para transformar una derrota militar en un triunfo diplomático durante la negociación del armisticio y el retiro de los restos de sus fuerzas militares del territorio del Paraguay.
Durante aquellas semanas de conversaciones informales y amistosas con la oficialidad del ejército paraguayo que lo acompañó en su retirada, entre los que se encontraban nada menos que el jefe de las tropas paraguayas en acción, comandante Manuel Cabañas, el comandante Fulgencio Yegros y muchos otros, Belgrano explicó con claridad y convicción los motivos de la creación de la Junta de Buenos Aires. Así, se explayó sobre la verdadera situación de caos en la España invadida por Napoleón y la necesidad de una estrecha unión de todas las provincias del antiguo Virreinato del Río de la Plata para mantener, en nombre de Fernando VII, la integridad de la soberanía frente a las acechanzas de portugueses, franceses e ingleses y de los mismos españoles que, viviendo en América, habían cedido ante las ilegítimas juntas de Cádiz y Sevilla.

La Revolución en el Paraguay
1241713253_Paraguay.png
Bandera de Paraguay

La prédica de Belgrano a los oficiales del ejército paraguayo durante la conferencia de Tacuarí y la consecuente retirada de las tropas de Buenos Aires sumada a la correspondencia mantenida posteriormente con aquellos, inclinó a los hombres de Asunción a favor de la revolución.
El temor de que el gobierno de Velasco, apoyado por el Cabildo de Asunción, llamara a los portugueses para fortalecer su gobierno frente a posibles nuevas acciones de Buenos Aires, impulsó a la conspiración que destituyó al gobierno. Al frente de los revolucionarios estaban Juan Pedro Caballero, el comandante Yegros y el general Cabañas, más el apoyo de Pedro Somellera, teniente letrado del gobernador. Velasco abandonó el cargo sin oponer resistencia.

La Junta de Gobierno de Paraguay
Por iniciativa de Somellera, se estableció una junta de gobierno que tomó la forma de un Triunvirato. Estaba presidido por Caballero acompañado por Yegros y Rodríguez de Francia, este último por insistencia de Somellera, ya que él mismo no contaba con el apoyo ni con la simpatía de los conspiradores. No tardó mucho tiempo Rodríguez de Francia en mostrar su carácter y una mayor perspectiva respecto a las consecuencias de los acontecimientos, impidiendo la salida hacia Buenos Aires de un delegado que la junta había resuelto enviar y que tenía la misión de comunicar su apoyo a la Junta Gubernativa del virreinato y su soporte a su enfoque político.

Influencia de Belgrano en la Revolución Paraguaya
La prédica de Belgrano fue brillante y exitosa en la formación de una opinión favorable a la posición de Buenos Aires. Esta influencia se manifestó tiempo después, cuando el 15 de mayo de 1811, en la ciudad de Asunción, se destituyó al gobernador Velasco y se estableció una Junta de Gobierno de tres miembros. Esta junta, influenciada por el Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, comprende, al igual que el patriota uruguayo Artigas, la actitud porteña que comenzó a anteponer los intereses del control del comercio a los objetivos de la revolución colonial. Fruto de esta comprensión, la Junta paraguaya se ve obligada a practicar una política de aislamiento, separándose de Buenos Aires.


(Ver Minuto 3:16)


CREACIÓN DE LA BANDERA

Fue nombrado jefe del regimiento de Patricios en reemplazo de Saavedra, que había sido condenado a destierro. Pero el Regimiento se negó a aceptarlo como su jefe, y se amotinó, en el llamado Motín de las Trenzas, que fue sangrientamente reprimido. Para recomponer la disciplina, fue enviado a Rosario a vigilar el Río Paraná contra avances de los realistas de Montevideo.
Allí, en Rosario a las orillas del Paraná, el 27 de febrero de 1812 enarboló por primera vez la bandera argentina, creada por él con los colores de la escarapela, también obra suya. Lo hizo ante las baterías de artillería que denominó "Libertad" e "Independencia", donde hoy se ubica el Monumento Histórico Nacional a la Bandera. Inicialmente, la bandera era un distintivo para su división del ejército, pero luego la adoptó como un símbolo de independencia. Esta actitud le costó su primer enfrentamiento abierto con el gobierno centralista de Buenos Aires, personificado en la figura del ministro Bernardino Rivadavia, de posturas netamente europeizantes. El Triunvirato reaccionó alarmado: la situación militar podría obligar a declarar una vez más la soberanía del rey de España, de modo que Rivadavia le ordenó destruir la bandera. Sin embargo, Belgrano la guardó y decidió que la impondría después de alguna victoria que levantara los ánimos del ejército y del Triunvirato.
En cuanto a su elección de los colores de la bandera nacional argentina, tradicionalmente se ha dicho que se inspiró en los colores del cielo; esta versión es sin dudas válida aunque no excluyente de otras. Sin embargo, es muy probable que haya elegido los colores de la dinastía borbónica (el azul-celeste y el 'plata' o blanco) como una solución de compromiso: en sus momentos iniciales las Provincias Unidas del Río de la Plata, para evitar el estatus de rebelde declararon que rechazaban la ocupación realista, aunque mantenían aún fidelidad a los Borbones. Por otra parte, Belgrano parece haber sido devoto de la Virgen de Luján, y otras advocaciones de la Virgen (de Chaguaya, de Itatí, del Valle, de Cotoca, y de Caacupé), cuyas vestes tradicionalmente son o han sido albi celestes.
Belgrano es el creador de la bandera “Azul y blanca” y no la “celeste y blanca” que impusieron Sarmiento y Mitre. La bandera, creada en Rosario el 27 de febrero de 1812 por Belgrano inspirada en la escarapela azul-celeste del Triunvirato, debido al color de la heráldica, que no es azul-turquí ni celeste sino el que conocemos como azul. Nada tuvo que ver el color del cielo con que nos quisieron convencer. (Image: Bandera Argentina en 1818)
Algunos utilizan el argumento para defender el celeste, por el hecho de que por la “sincera religiosidad de Belgrano”, este debió tomar el celeste de la virgen y no el azul. Sin embargo la “sincera religiosidad de Belgrano” no contradice el hecho de que usara al azul ya que algunos suponen que el azul-celeste de los patricios. fue tomado de la Orden de Carlos III, otros, de la inmaculada Concepción”, y otros que ambos colores (el blanco y el azul) fueron sacados del escudo de la ciudad de Buenos Aires, cuyos colores eran precisamente blanco y azul.” Lo cierto es que el Congreso sancionó la ley de banderas el 25 de enero de 1818 estableciendo que la insignia nacional estaría formada por “los dos colores blanco y azul en el modo y la forma hasta ahora acostumbrados”.
Tampoco fueron “celestes y blancas” las cintas que distinguieron a los patriotas del 22 de mayo, sino que eran solamente blancas o “argentino” que en la heráldica simboliza “la plata”. Fueron solamente blancas. La cinta azul se agregó como distintivo del Regimiento de Patricios. Pero tampoco era celeste, sino tomados del azul y blanco del escudo de Buenos Aires.





BATALLA DE TUCUMÁN

La Batalla de Tucumán fue un enfrentamiento armado librado el 24 y 25 de septiembre de 1812 en las inmediaciones de la ciudad argentina de San Miguel de Tucumán, en el curso de la Guerra de Independencia de la Argentina. El Ejército del Norte, al mando de Belgrano a quien secundara el coronel Eustoquio Díaz Vélez en su carácter de mayor general, derrotó a las tropas realistas del general Pío Tristán, que lo doblaban en número, deteniendo el avance realista sobre el noroeste argentino. Junto con la batalla de Salta, que tuvo lugar el 20 de febrero de 1813, el triunfo de Tucumán permitió a los rioplatenses confirmar los límites de la región bajo su control.


1285445488456_f.jpg
En agradecimiento por la victoria obtenida en la batalla de Tucumán, Manuel Belgrano ofrendó su bastón de mando a la Virgen de la Merced, quien, desde entonces, es patrona y generala del Ejército Argentino.




BATALLA DE SALTA

Luego de la batalla de Tucumán, Belgrano se abocó a la reorganización, instrucción y reclutamiento de nuevos efectivos, para mejorar la situación de su ejército.
El Segundo Triunvirato, integrado por Juan José Paso, Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte, decretó honores, el 20 de octubre de 1812, a los vencedores de Tucumán, desde el general hasta los soldados, con distintivos para la tropa y escudos para los oficiales, confiriéndole a Belgrano el título de capitán general, cargo que no aceptó. Posteriormente la Asamblea le otorgó 40.000 pesos como premio, que él destinó a la dotación y sostenimiento de cuatro escuelas.
Buenos Aires reforzó el Ejército del Norte con 25 artilleros, con el Regimiento 1 de Infantería al mando del teniente coronel Gregorio Perdriel, y con 300 hombres del 2 de Infantería al mando del teniente coronel Benito Alvarez; se alcanzó así un efectivo de 3000 hombres. También en ese tiempo, se incorporó a la oficialidad Juan Antonio Alvarez de Arenales.
Amante de la paz, Belgrano se dirigió por entonces al liberal general realista Goyeneche, invitándolo a una solución pacífica entre americanos. El Triunvirato no aprobó esta actitud de tratar con el enemigo, pero Goyeneche le contestó el 29 de octubre, expresando sus deseos de paz y enviándole un ejemplar de la nueva Constitución liberal española. Nuevamente el Triunvirato se opuso a que se divulgara esa correspondencia.
Mientras tanto, el realista Tristán, se había acantonado en Salta con 2500 hombres, a los que se podían agregar 500 que ocupaban Jujuy y efectivos menores en Suipacha, Oruro, Cochabamba, Charcas y La Paz. El 12 de enero el ejército patriota inició la marcha hacia Salta, por escalones. Ese día la partida exploradora de caballería alcanzó Yatasto; el batallón de Cazadores y el número 2 rompieron la marcha, seguidos al día siguiente por el Regimiento N° 6 y al otro, los Pardos y Morenos, la artillería y el Batallón N° 1; detrás, el tren y el Regimiento de Dragones Ligeros de la Patria. El 1 de febrero, Belgrano, escoltado por el Regimiento de Dragones de Milicias de Tucumán, partió de la ciudad, llevando al ejército la noticia de la victoria de Cerrito. La marcha se hizo por divisiones, con grandes intervalos de tiempo. El día 13 se inició la marcha desde el río Juramento y se alcanzó Cabeza de Buey al amanecer del día 14, tras recorrer 50 kilómetros. Esa mañana, el Regimiento Dragones de la Patria, que se desempeñaba como vanguardia, tomó por sorpresa el Fuerte de Cobos, donde descansaron el resto del día; el 16 continuaron hasta Punta del Agua, marchando bajo la lluvia 18 kilómetros. Desde allí destacó Belgrano la vanguardia al mando de Díaz Vélez, con la misión de apoderarse de Portezuelo, la que chocó el día 16 con las avanzadas de Tristán, que ocupaban las alturas detrás de un riachuelo llamado Zanjón de Sosa.
Pero Belgrano, que estaba con el grueso del ejército en Punta del Agua, sabía que la sorpresa era un principio fundamental y la aplicó con todo acierto. Detrás de la vanguardia, efectuó un envolvimiento con el grueso del ejército por difíciles caminos de montaña, marchando 17 Km. en una jornada, guiado por el capitán salteño Apolinario Saravia, conocido por el sobrenombre de Chocolate salteño, hijo del dueño de la estancia Castañares. En esos momentos, la vanguardia, que atacaba frontalmente, se replegó para accionar juntamente con el grueso. El ataque comenzó el día 19, a las 11 de la mañana, en la pampa de Castañares con el ataque a la posición realista por la retaguardia.
Belgrano, seriamente enfermo, había preparado un carro para efectuar en él los desplazamientos, pero a último momento pudo reponerse y montó a caballo. Al mediodía, el ataque se generalizó desde distintas direcciones, sirviéndoles de guía el emblema azul y blanco. Desplazó entonces Tristán su dispositivo, improvisando una posición defensiva hacia el norte. Primero las alas realistas y luego el centro comenzaron a ceder ante el ataque arrollador de los patriotas. La magnitud del desastre al que estaban siendo sometidos los realistas, convenció al general Tristán, a ofrecer una la capitulación.


batalla-de-salta.gif
Batalla de Salta, 20 de febrero de 1815. Óleo de A. Papi.



CAMPAÑA AL ALTO PERU
20100516204925-250px-1.png
En abril de 1813 inició el avance hacia el norte, al territorio de la actual Bolivia. Intentó no empeorar las relaciones con los altoperuanos, que habían quedado mal predispuestos contra los porteños desde las inprudencias de Castelli y Monteagudo. Pero hizo ejecutar a los juramentados de Salta, que habían violado el juramento por el que habían sido liberados: les cortó las cabezas y las hizo clavar con un cartel que decía "por perjuros e ingratos".
En junio entraba con su ejército de 2.500 hombres en Potosí, donde reorganizó la administración y nombró gobernadores adictos en casi todo el Alto Perú. Mientras tanto, Goyeneche era reemplazado por Joaquín de la Pezuela, un general, más hábil que aquel, que pronto reunió un ejército de casi 5.000 hombres.
Belgrano se puso en marcha con 3.500 hombres, y contando con el apoyo de las fuerzas indígenas acaudilladas por Cornelio Zelaya, Juan Antonio Álvarez de Arenales, Manuel Asencio Padilla e Ignacio Warnes. Éste último había sido nombrado gobernador de Santa Cruz de la Sierra por Belgrano, y había logrado extender significativamente el territorio liberado.
Enfrentó a Pezuela el 1 de octubre en la batalla de Vilcapugio, donde en un primer momento pareció que podía lograr la victoria. Un sorpresivo contraataque realista logró una victoria total para Pezuela. En ella perdió poco menos de la mitad de sus tropas, casi toda su artillería y su correspondencia. Por ésta, Pezuela supo que Belgrano esperaba refuerzos. Por eso forzó rápidamente una nueva batalla.
En la batalla de Ayohuma, del 14 de noviembre, no atinó a ocultar la disposición de sus tropas, lo que permitió que Pezuela lo atacara con seguridad, cambiando de frente. Fue una completa victoria realista.
Como consecuencia de estas derrotas se retiró a Jujuy, dejando las provincias del Alto Perú en manos del enemigo. Quedaban en esas provincias varios jefes guerrilleros, los más destacados de los cuales fueron Arenales, Warnes y Padilla, que dieron mucho trabajo a su enemigo hasta el regreso del Ejército del Norte, al año siguiente.
Pero no sería bajo el mando de Belgrano: cuestionado por el gobierno de Buenos Aires, en enero dejaba el mando del Ejército del Norte al entonces coronel José de San Martín en el encuentro de La Posta de Yatasto, Salta. Belgrano se puso a órdenes de San Martín como su segundo, pero a los pocos días regresó a Buenos Aires, seriamente enfermo por afecciones contraídas durante sus extensas campañas militares, probablemente paludismo y tripanosomiasis.
Pese a encontrarse con un ejército material y anímicamente diezmado, San Martín reconoció en todo momento la gran labor libertadora desempeñada por Belgrano al frente de las terribles campañas del Alto Perú, profesándole en todo momento un gran respeto y admiración.
Su fracaso en esta campaña ha sido considerado como determinante de la posterior separación entre Argentina y Bolivia. Tal secesión parece deberse sin embargo a causas más profundas, tal como el inexplicable desinterés del gobierno de Buenos Aires, que en una carta fechada el 9 de mayo de 1825 le responde al mariscal Antonio José de Sucre que es volun­tad del Congreso General y Constituyente que las provincias del Alto Perú queden en plena libertad para disponer de su suerte, según crean convenir mejor a sus intereses y a su felicidad.


REGRESO Y MUERTE

1820.png
Año de la muerte de Manuel Belgrano


Regresa al país en julio de 1816 y viaja a Tucumán para participar de los sucesos independentistas, donde tiene un alto protagonismo. Tres días antes de la declaración de la (9 de julio de 1816), declama ante los congresistas e insta a declarar cuanto antes la independencia. Propone una idea que contaba con el apoyo de San Martín: la consagración de una monarquía: "Ya nuestros padres del congreso han resuelto revivir y reivindicar la sangre de nuestros Incas para que nos gobierne. Yo, yo mismo he oído a los padres de nuestra patria reunidos, hablar y resolver rebosando de alegría, que pondrían de nuestro rey a los hijos de nuestros Incas." No obstante, la propuesta monárquica de Belgrano no prospera, dado que habían corrido rumores de que incluía la cesión de la corona a la casa de Portugal.
Más tarde, Belgrano seguirá desarrollando una ardua actividad político-diplomática: por ejemplo, será el encargado de firmar el Pacto de San Lorenzo con Estanislao López que, en 1919, pondrá fin a las disputas entre Buenos Aires y el litoral. Además, volverá a encabezar el Ejército del Norte, en el cual, gracias a la fama que gozaba entonces como jefe y patriota, será vivamente admirado por la tropa.
Aquejado por una grave enfermedad (hidropesía) que lo minó durante más de cuatro años, y todavía en su plenitud, el prócer murió en Buenos Aires el 20 de junio de 1820, empobrecido y lejos de su familia (si bien no se casó, de sus amores con una joven tucumana nació su única hija, Manuela Mónica, que fuera enviada por su pedido a Buenos Aires, para instruirse y establecerse). Culminaba así una vida dedicada a la libertad de la Patria y a su crecimiento cultural y económico. En este sentido, se destaca de Belgrano que fue el promotor de la enseñanza obligatoria que el virrey Cisneros decretó en 1810. Se destaca también su labor como periodista (después de su actuación en el Telégrafo Mercantil, creó el Correo de Comercio, que se publicó entre 1810 y 1811, y en el cual se promovió la mejora de la producción, la industria y el comercio); y como fundador de la Escuela de Matemáticas (en 1810, costeada por el Consulado), y de la Academia de Matemáticas del Tucumán, que en 1812 instauró para la educación de los cadetes del ejército.

image.gif
Escuela Superior de Comercio Manuel Belgrano





CRONOLOGÍA DE SU VIDA

El 3/Junio/1770, nace en Buenos Aires, Manuel del Corazón de Jesús Belgrano. Hijo de María Josefa González y de Domingo Belgrano.

El 16/Junio/1786, viaja con su hermano Francisco a estudiar a Salamanca, España.

El 31/Enero/1793, se gradúa de abogado en la Cancillería de Valladolid, España.

El 30/Enero/1794, se crea el Consulado de Buenos Aires y regresa para asumir el cargo de Secretario.

En el año 1801, colabora con el Telégrafo Mercantil.

En el año 1802, conoce a María Josefa Ezcurra.

El 26/Junio/1806, lucha contra la Primera Invasión Inglesa.

El 5/Julio/1807, actúa en la Defensa de la Segunda Invasión Inglesa.

El 3/Marzo/1810, aparece el primer número del Correo de Comercio, periódico del cual es director.

El 25/Mayo/1810, es designado vocal de la Primera Junta.

El 4/Septiembre/1810, se hace cargo, como General en Jefe, de las fuerzas destinadas al Paraguay y a la Banda Oriental. Provincias que no reconocieron a las nuevas autoridades.

El 16/Noviembre/1810, funda los pueblos de Curuzú-Cuatiá y Mandisoví.

El 19/Diciembre/1810, triunfa en la batalla de Campichuelo.

El 19/Enero/1811, es derrotado en la batalla de Paraguarí.

El 9/Marzo/1811, es derrotado en la batalla de Tacuarí.


El 19/Abril/1811, es separado de su cargo por el gobierno. Le inician un proceso por su actuación en la Campaña al Paraguay.

El 9/Agosto/1811, cierran el proceso y lo reponen en sus cargos con todos los honores.

El 27/Febrero/1812, enarbola en las barrancas del Paraná (Rosario), por primera vez, la bandera de su creación. Esta primera bandera fue confeccionada por una mujer de Rosario, llamada María Catalina Echeverria de Vidal. Eran dos paños verticales, uno blanco del lado del asta y el otro azul.

El 2/Marzo/1812, viaja para hacerse cargo del Ejercito del Norte. Sus ordenes son incorporar el Alto Perú (Bolivia), a las Provincias Unidas.

El 3/Marzo/1812, el gobierno desaprueba la creación de la bandera.
Durante el transcurso del mes de Marzo de 1812, María Josefa Ezcurra, se reúne con Belgrano en Salta.

El 25/Mayo/1812, Belgrano hace bendecir la bandera en Jujuy.

El 23/Agosto/1812, inicia el éxodo jujeño hacia Tucumán.

El 3/Septiembre/1812, triunfa en la batalla de Las Piedras.

El 24/Septiembre/1812, triunfa en la batalla de Tucumán.

El 20/Febrero/1813, triunfa en la batalla de Salta.

El 8/Marzo/1813, la Asamblea lo premia con 40.000 pesos por sus victorias. Belgrano lo destina a la fundación de 4 escuelas.

El 30/Julio/1813, nace Pedro Rosas y Belgrano, hijo de Maria Josefa Ezcurra y de Manuel Belgrano.

El 1/Octubre/1813, es derrotado en la batalla de Vilcapugio.

El 14/Noviembre/1813, el derrotado en la batalla de Ayohuma.

El 29/Enero/1814, entrega el mando del Ejercito del Norte a San Martín.

El 28/Diciembre/1814, parte a Inglaterra en misión diplomática.

En Febrero de 1816, regresa a Buenos Aires y viaja a Tucumán.

El 10/Julio/1816, conoce a María Dolores Helguero y Liendo.

El 20/Julio/1816, el Congreso de Tucumán le otorga a la bandera azul y blanca el carácter de distintivo nacional.

El 7/Agosto/1816, retoma el mando del Ejército del Norte.

El 4/Mayo/1819, nace Manuela Mónica, hija de Belgrano y Dolores Helguero.

El 2/Septiembre/1819, el gobierno le concede licencia por razones de salud.

En Febrero de 1820, inicia su viaje de regreso a Buenos Aires.

El 1/Abril/1820, llega a Bs.As.

El 20/Junio/1820, muere a las 7 de la mañana.

El 20/Junio/1903, sus restos se depositan en el mausoleo de la Iglesia de Santo Domingo, Bs.As.


Bibliografía

http://www.encontrarse.com/notas/pvernota.php3?nnota=10568
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/index.htm
http://www.nocturnabsas.com.ar/forum/estudios/285004-historia-de-manuel-belgrano.html
http://www.tipete.com/userpost/monografias-y-apuntes/biografia-de-manuel-belgrano
http://html.rincondelvago.com/general-manuel-belgrano.html
http://raulcelsoar.idoo.com/historia/argentina/bno_12.htm
http://es.metapedia.org/wiki/Manuel_Belgrano
http://www.monografias.com/trabajos7/mabe/mabe.shtml
http://bibliotecapublicapopulardepatagones.escribirte.com.ar/4569/manuel-belgrano--una-vida-tan-especial.htm
http://bibliotecapublicapopulardepatagones.escribirte.com.ar/4569/manuel-belgrano--una-vida-tan-especial.htm
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/909mayo.htm
http://www.abcpedia.com/biografia/manuel-belgrano.html
http://www.laguia2000.com/argentina/manuel-belgrano
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/903virreinato.htm
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/903virreinato.htm
http://www.argentour.com/es/proceres_argentina/manuel_belgrano.php
http://www.todo-argentina.net/biografias/Personajes/manuel_belgrano.htm
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/belgrano.htm
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/921vilcapugio.htm
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/920salta.htm
http://www.todo-argentina.net/biografias/belgrano/919tucuman.htm
http://www.portalplanetasedna.com.ar/belgrano.htm
http://www.clarin.com/diario/especiales/9julio/htm/biogra/belgrano.htm
http://www.buscabiografias.com/cgi-bin/verbio.cgi?id=1414
http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Belgrano
http://www.elhistoriador.com.ar/biografias/b/belgrano.php


Últimos Editores


Comentá en la página
Subject Author Replies Views Last Message
No Comments