José María Urien (1791-1823)


José María Urien militar y guerrero de la independencia nació el 20 de enero de 1791 en Buenos Aires. Era hijo del coronel José Domingo Urien y de doña Rita Josefa Elías
balcarce1.jpg
Coronel Antonio Gonzalez Balcarce

Rivadavia. Durante su adolescencia asistió y participo en las invasiones inglesas (1806-1807) como subteniente del regimiento de patricios. En 1810 Urien se incorporo en el ejército auxiliar para la primera expedición al interior como ayudante de campo del coronel Antonio Gonzalez Balcarce. El 6 de agosto de 1810 Urien capturo al ex virrey Liniers cuando se refugio en una casucha con el canónigo llanos y mando a un grupo de tiradores que fusilaron a los conspiradores en Cabeza de Tigre. Intervino en el combate de Suipacha y la batalla de Cotagaita como oficial del batallón de arríbenos creado en 1806. Participo en el avance del ejercito axiliar hasta Potosí (1810), donde se creo un nuevo regimiento, para el cual fue nombrado segundo jefe con el grado de teniente coronel. El 20 de junio de 1811 combatió en la batalla de Huaqui y tras la derrota se aceleró su retiro en 1812. En 1815, tras la caída del gobierno de Alvear, Urien se incorporo al 2° tercio de la G.N. de la infantería y fundó una casa de remates. En 1823 Urien fue arrestado y enjuiciado por el asesinato de Manuel Larrica, en complicidad con la esposa de Manuel, Josefa Gutiérrez con quien mantenía una relación am

orosa. Pero pudo evadir la cárcel pública tras estallar la Revolución de los Apostólicos (en la cual participo), dirigida por Gregorio García de Tagle contra el gobierno del general Martín Rodríguez. Las fuerzas de Urien fueron rápidamente derrotadas, y sus jefes tomados prisioneros. Por su parte, Tagle huyó a Montevideo.
Los fiscales de la causa le prometieron un indulto, a condición de colaborar en la investigación de las responsabilidades de la revolución. Urien aportó mucha información, pero el fiscal del juicio ya sabía todo lo que el coronel le contaba. Por orden del ministro Rivadavia, muy
Martin_rodriguez.jpg
General Martín Rodríguez

alarmado porque se estaban descubriendo complicidades en su propio gobierno, los jueces y el fiscal fueron reemplazados por otros, que recibieron orden de acelerar el juicio y dictar sentencia sin profundizar la investigación. En esas condiciones, tras la fuga de Tagle, el único implicado con responsabilidad grave era el coronel Urien.
Después de un trámite rápido, el nuevo tribunal dictó una sentencia en que admitía implícitamente que no tenía interés en continuar las investigaciones, para no atentar contra la tranquilidad pública. Urien y un oficial subalterno, de apellido Peralta, fueron los únicos condenados a muerte. Todos los otros imputados recuperaron rápidamente la libertad.
Urien fue fusilado en la plaza mayor el 9 abril de 1823.



468px-Carlos_Alvear.JPG
Carlos María de Alvear



Videos Relacionados

Batalla de Suipacha



Las Invasiones inglesas

Primera parte



Segunda parte




Bibliografía: