Gregorio Funes


Gregorio Funes(Deán Funes)


Gregorio Funes nació el 25 de mayo de 1749, en la ciudad de Córdoba, Argentina.

external image Funes.jpg


Hijo de del sargento mayor Juan José Funes y Ludueña (el cual murió cuando Gregorio era chico) y María Josefa Bustos de Lara. Hermano de Ambrosio Funes.
La familia Funes llego a Córdoba con el primer grupo de colonos liderados por Jerónimo Luís de Cabrera y la familia Bustos fue parte de un grupo de españoles colonizadores que dejaron Chile y se trasladaron a Mendoza y a Córdoba.
Los Funes de Córdoba se hallaban entre los linajes dominantes de esta provincia. Vinculados, de antiguo, con el comercio de mulas, su actividad decayó a raíz de la crisis del orden virreinal, circunstancia que los afecto aunque no logro que disminuyera del todo su participación en una red de relaciones privilegiadas con intendentes, virreyes y con connotados miembros de la élite política. La relación con estos últimos permitió que los Funes pudieran dentro de todo desempeñar cierto papel en el escenario inaugurado en 1810.
De la familia, Gregorio fue sin duda el más sobresaliente y Retrato de Gregorio Funes
el que mejor consiguió proyectar más allá del ámbito provinciano sus ambiciones.

Infancia


Se crió en el seno de una familia cómoda económicamente que heredaba la estirpe de los primeros habitantes de la ciudad. Debido a esto, obtuvo la mejor formación que podía conseguirse en la época.
En 1764, ingresó en el Colegio de Monserrat, compartiendo estudios con Juan José Castelli y Juan José Paso, para luego seguir en la Universidad de San Carlos, donde estudió filosofía. Funes tenía un gran intelecto y se perfilaba como un genio excepcional, sobresaliendo en las clases. Gracias a esto es que se ordenó sacerdote en 1773, cuando aún no había concluido los estudios universitarios.

Comienzo de su vida eclesiastica


Un año después, en 1774, termina la universidad, recibiéndose de filósofo. Poco tiempo luego de doctorarse, se convierte director del seminario de su obispado y colector general de rentas eclesiásticas y cura del beneficio de Punila, con lo que comenzó su carrera eclesiástica, la que luego seria una de las más importantes que hubo en nuestro país.

En 1775, ya siendo sacerdote aunque sin permiso de su obispo, viajó a España para continuar sus estudios universitarios en Derecho canónico (jurisprudencia) en la Universidad de Alcalá de Henares, en la cual recibió el diploma de bachiller en derecho civil. Es allí, en la reformista y liberal época de Carlos III, donde toma contacto con las ideas de la Ilustración francesa a las que adhirió inmediatamente. Entonces, ingresó en la Academia teórico-práctica civil y canónica de San Agustín, desempeñándose en diversas comisiones. Este actuación le valió ser reconocido por el mismísimo rey Carlos III, quién le concedió una canonjía de gracia en su ciudad natal. Su espíritu se formo con el del Iluminismo que valorizaba a la ciencia como promotora del desarrollo de la sociedad

Allí regresó en 1779, luego de recibirse de abogado en España. Un año después, se hizo cargo de la canonjía, y fue designado juez mayor de diezmos, examinador sinodal y juez de concursos, con prerrogativas para decidir y otorgar vacantes.
En 1791, se le ofreció el puesto de Maestre escuela de la Catedral de Buenos Aires, que no aceptó, y dos años después fue designado provisor y vicario de su diócesis. Luego ascendió a la dignidad de Arcediano, y, para 1804, alcanzó el decanato, siendo también Gobernador y Vicario general del Obispado. Ese mismo año, fue nombrado Deán de la Iglesia catedral de Córdoba (de ahí su sobrenombre Deán Funes).

Tres años más tarde, en 1807, Funes fue elegido Rector del Colegio de Monserrat y, un año después, de la Universidad. Los lazos que formaba Gregorio con la gente del cabildo eclesiástico le otorgaron cierta reputación y algunas promociones. Su sabia opinión favoreció una postura compartida con ellos al optar por soluciones poco ortodoxas para resolver problemas del funcionamiento de una iglesia que iba disminuyendo en vocaciones y nombramientos. Esto le permitió consolidar su estrecha relación con la corporación, al punto que después sería elegido senador por parte del cabildo eclesiástico, siendo el único cordobés al que una corporación porteña iba a concederle esa facultad.
Su designación inicio una nueva etapa en la vida de esa institución universitaria, su espíritu abierto a los nuevos desarrollos lo impulso como un gran reformista, ya que modificó y perfeccionó los planes de estudio, agregó varias nuevas asignaturas (que no se habían dictado nunca en el país, como la de Matemáticas, cuya implementación pagó de su propio bolsillo, con 10.000 pesos) y mejoró el sistema disciplinario de ambas instituciones. En la Universidad, Funes se propuso instaurar una enseñanza marcadamente científica, intensificando los estudios matemáticos y de física experimental. En materia filosófica, en cambio, el Deán sostenía que las doctrinas escolásticas eran lo suficientemente seguras y probadas como para abrir espacio a los nuevos filósofos, como Descartes, Locke y Leibniz.

En 1809, el Deán viajó a Buenos Aires, y allí permanecía cuando estalló la Revolución de 1810. Se enteró por medio de Manuel Belgrano y Juan José Castelli de los planes de los grupos revolucionarios. Después de la Revolución de Mayo la situación de la Iglesia en las Provincias Unidas se había mantenido sin ninguna alteración en las mismas condiciones que tenia durante la época colonial, conservando privilegios exclusivos que eran propios del orden feudal y no se correspondían con los nuevos tiempos y, por consiguiente, con el Estado moderno. La mayoría de los principales sacerdotes que habían adherido a la causa revolucionaria en 1810, apoyaron la reforma eclesiástica, entre otros: el deán Gregorio Funes.

Fue el primer cordobés en enterarse del estallido de la Revolución de Mayo, antes incluso que el gobernador Juan Gutiérrez de la Concha y se adhirió de inmediato al partido revolucionario.
Un grupo de notables lo invitó a participar en una reunión, donde se trató el rechazo del reconocimiento a la autoridad de la Junta. Funes fue el único que se opuso a los planes de los enemigos de la Revolución. Denunció a la Primera Junta que el gobernador Concha, apoyado por el ex virrey Santiago de Liniers, habían jurado al Consejo de Regencia, desconociendo su autoridad.
Cuando la expedición del Ejército del Norte hizo huir al gobernador Concha y sus aliados, Funes logró reunir el Cabildo y hacer que reconociera la autoridad de la Primera Junta. Poco después fue elegido diputado por su ciudad en la Junta Grande. Fue el dirigente del grupo de diputados del interior que presionó para ser incorporados a la Junta de inmediato, lo que se logró en diciembre de 1810. Tras algunos meses de relativa calma interna, algunos diputados del interior se unieron a las corrientes Morenistas, y surgió la Sociedad Patriótica.
La misma era dirigida por Bernardo de Monteagudo, de tendencias ideológicas similares.
Planearon desplazar a Saavedra y Funes por medio de una revolución dirigida por el regimiento de French, pero fueron delatados.

El //18 de diciembre// de //1810// se celebró una reunión entre los siete integrantes de la Primera Junta que se hallaban en Buenos Aires y los nueve diputados de las provincias que habían llegado a la capital, en esa reunión conjunta trece (//Saavedra//, //Azcuénaga//, //Alberti//, //Matheu//, //Larrea//, //Manuel Ignacio Molina//, //Juan Francisco Tarragona//, //García de Cossio//, //Gurruchaga//, //Manuel Felipe Molina//, Gregorio //Funes//, //Pérez de Echalar//, //Olmos de Aguilera// y //Gorriti//) votaron por la incorporación de los diputados a la Junta mientras que //Paso// votó en contra y //Moreno// (que se oponía a la misma) terminó por votar a favor y presentar su renuncia. La renuncia de Moreno no fue aceptada. Se mostró proclive al federalismo, y expulsó de este órgano a Mariano Moreno, después de haber colaborado con él.

Gregorio propuso un nuevo sistema para la Junta Grande donde se intentaba dar participación a los pueblos del interior mediante el Decreto de Creación de las Juntas Provinciales, el 11 de febrero de 1811, que establecía en cada capital de intendencia una Junta Provincial con autoridad sobre toda la gobernación, integrada por el gobernador intendente designado por el gobierno central de Buenos Aires y cuatro vocales elegidos por los vecinos de cada ciudad. En las ciudades dependientes se formaban juntas subordinadas integradas por el gobernador delegado y dos vocales electivos. Este sistema fue bien recibido en las capitales de intendencia pero resistido en las ciudades subordinadas, que no integraban las Juntas Provinciales.
¿Qué era el pueblo? Nadie lo precisaba pero todos lo legitimaban como fundamento de la revolución, comenzando por dos de sus principales oradores: Moreno y Funes. Para ellos, como para el resto de la elite de 1810, el pueblo que debía gobernar estaba integrado por una ínfima parte de la población: aquellos vecinos que se consideraban distinguidos
"Cualquiera que sea el origen de nuestra asociación, es de toda certidumbre que hacemos un cuerpo político", señalaba al mismo tiempo el Deán Gregorio
Funes.
A principios de Abril, Deán Funes junto con Saavedra y Joaquin Campana asumen el liderazgo de la Junta, debido a un enfrentamiento entre el grupo morenista y un grupo de seguidores de Saavedra, lo que provoco un encuentro de ideales en la Plaza de Mayo.
Meses después, luego de la revolución de abril de 1811, dirigió la Gazeta de Buenos Aires, el periódico oficial del gobierno. Fue, además, un decidido defensor de la libertad de imprenta. Además, logro la libertad de Imprenta a través de decreto.
Apoyó la teoría de que el patronato debía revertir a la Junta, y lo consideraba una de las más importantes fuentes de autoridad que la Revolución podía administrar. Quería lograr la Independencia formal y real, cuanto antes.

Problemas Legales y Fin de su Camino


El 8 de septiembre de 1811, Gregorio Funes asume el liderazgo de La Junta, con la misión de controlar al Ejecutivo y ejercer el poder legislativo. Esta sancionó un Reglamento Orgánico para regular el gobierno, el primer reglamento constitucional argentino. Éste proclamaba la división de poderes, pero el Triunvirato, dirigido por el secretario Bernardino Rivadavia, se negó a reconocer a la Junta como algo más que una dependencia del gobierno. A fines de ese año, el llamado “Motín de las Trenzas”, una rebelión de los soldados del Regimiento de Patricios, terminó en una matanza de los mismos. Funes fue acusado de provocar el motín y fue arrestado, mientras la Junta era disuelta y sus miembros expulsados de la capital.
A principios de 1812, Funes es liberado y regresa a Córdoba. En 1816, asumió el gobierno de la provincia de Córdoba. Luego de tantos conflictos, rechazando la formación y representación en el Congreso, este se dedica durante un tiempo a la escritura. Olvidado bien pronto por Córdoba y Buenos Aires, por ejecutivitas y provincialistas, a cuyos desmanes no quería prestar su sanción, se consagró al estudio de la historia de su patria, y en 1816 la imprenta de Gandarillas y socios, emigrados chilenos, dio a luz el Ensayo histórico de la historia civil del Paraguay, Buenos Aires y Tucumán, escrito por el doctor don Gregorio Funes, deán de la Santa Catedral de Córdoba , en tres volúmenes en cuarto, terminando su impresión en 1817, por Benavente, hoy presidente del senado de Chile, que así anduvieron siempre chilenos y argentinos en sus respectivas emigraciones.
Redactó el periódico oficial del Congreso, "El Redactor" e intervino en la elaboración de la Constitución unitaria de 1819. Su preámbulo fue obra exclusivamente suya, y fue también él el autor de la proclama a las provincias, anunciando la nueva constitución. Gano la paz en la batalla de Cepeda y gestiono el Tratado de Pilar. Además escribió varias obras como por ejemplo: “Historia civil de las Provincias Unidas del Río de la Plata” y “Dos ciudades y un deán”

El deán no era un orador popular. Muy pocas veces se le invitó a predicar, y muy pocos de sus sermones fueron publicados. Su discurso era redundante y complicado, lo que lo hacia menos atractivo para el pueblo; Su imagen era más bien la de un letrado erudito, muy versado en materia jurídica, a quien las autoridades de Buenos Aires consultaron con frecuencia.
Aunque Funes se esforzaba por tener presencia en la opinión pública, su manera de ser, sobria y retraída, su discurso grandilocuente poco tuvo que ver con la sociabilidad que se estaba desarrollando en los cafés, la prensa y los ambientes porteños.
En 1819 vuelve a aparecer en la vida pública el deán Funes, presidente del Congreso Constituyente. El Congreso escuchó con mayor interés al pueblo, y aprobó la solicitud de varias ciudades, en orden a recargar sus propios haberes para establecer escuelas de primeras letras y otras benéficas instituciones. No hay cosa más consoladora que ver propagado el cultivo de la educación pública.
Los trabajos consagrados por el Supremo Director del Estado al progreso de las letras en los estudios de esta capital, y los que se emplearon en las demás provincias, servirán con el tiempo para formar hombres y ciudadanos. Detrás del Congreso Constituyente, venía aquella descomposición de la vieja sociedad, aquella lucha de todos los elementos de organización, aquel frenesí que llevaba a la discusión a bayonetazos en las calles de Buenos Aires, la resolución de las más frívolas personalidades, y que terminó en 1820 con el triunfo de Martín Rodríguez, y el principio de una nueva era de nuestra historia.
Finalmente, el deán Funes comprende menos lo que se pasa desde entonces a su vista, como no es ya comprendido él, ni estimado por la nueva generación de literatos, de escritores, filósofos, poetas y políticos que se eleva. Su papel tan grande, tan expectante en 1810, se apoca, se anonada en presencia de la olvidadiza ingratitud de la generación próxima; y reconocido como uno de los padres de la Revolución, y una figura fundamental de la cultura nacional, Gregorio “Deán” Funes fallece repentinamente el 10 de Enero de 1829 en Buenos Aires, mientras se encontraba de visita en la casa de Don Santiago Wilde.

Referencias y Bibliografia


  1. http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/600/60011173008.pdf
  2. http://formacion.empleos.clarin.com/centers/2/venues/25
  3. http://golden.enciclonet.com/articulo/funes-gregorio/).

  1. http://www.educacionnacional.com.ar/nota.php?idn=3158
  2. http://en.wikipedia.org/wiki/De%C3%A1n_Funes (contiene información distinta a la wikipedia en español)
  3. http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/600/60011173008.pdf
  4. http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080201104125AAWC4E8
  5. (http://cadenaazulyblanca.com/index.php?option=com_content&view=article&id=28432:muere-el-brigadier-general-cornelio-saavedra&catid=35:efemerides&Itemid=65
  6. http://es.wikipedia.org/wiki/Junta_Grande
  7. http://img.taringa.net/posts/info/2752767/Despues-del-25-de-Mayo-_Actualizado_.html
  8. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1265945
  9. http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1265945
  10. http://es.wikipedia.org/wiki/Junta_Grande
  11. http://es.wikisource.org/wiki/Recuerdos:El_historiador_Funes
  12. http://www.elhistoriador.com.ar/efemerides/?act=event&date=2007-5-25
  13. http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/600/60011173008.pdf
  14. http://es.wikisource.org/wiki/Recuerdos:El_historiador_Funes
  15. http://www.elhistoriador.com.ar/efemerides/?act=event&date=2007-1-10
  16. http://wapedia.mobi/es/Gregorio_Funes
  17. http://www.culturaapicola.com.ar/wiki/index.php/Gregorio_Funes
  18. http://argentinahistorica.com.ar/autores.php?autor=39
  19. http://es.wikipedia.org/wiki/Gregorio_Funes




Últimos Editores


Comentá en la página
Subject Author Replies Views Last Message
No Comments